domingo, febrero 24

To say

Es difícil callar las pequeñas palabras que quieres decir. No, no es la experiencia la que me lo dice, sino la soledad. Gritas y es como magia que se va, nadie escucha más allá de las paredes. Y el cielo se torna azul, esperando tus historias, las que nunca vas a decir. Te encuentras con las luces apagadas, con los ojos cerrados y, en un intento desesperado de expresión, te vas a dónde se pueda escuchar más que tus propias palabras. Y no estás, aquí, donde faltan esas palabras en susurro que se escuchaban cada noche. No estás.

3 comentarios:

  1. Es mejor dejarlas aflorar, así, nocturnas y en voz altas, como un soliloquio con el fantasma de esa persona. Callarlas duelen mucho más que no recibir respuesta.

    Besos de neón

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte. Me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
  3. No sé cómo, pero he llegado hasta aquí.
    Y me alegro.
    Y no te calles,por favor.
    Escribe tan alto como puedas.

    ResponderEliminar