miércoles, enero 16

Heart shaped box

Él es un alma peligrosa y ella, una rota.
Es por eso que están juntos, ambos son espíritus sin camino.
Ella se olvidaba rápidamente de lo que él era cuando se acercaba y en sus ojos podías encontrar gotas de dulzura. No recordaba esos días en los que él estaba en blanco, golpeando todo. Cuando estaba ido completamente y sonreía sin razón. Era dulce cuando no era un desastre. Y cada día se encaminaba un poco más al abismo del desenfreno.
Ella no era una víctima, seguía el juego que él comenzaba y terminaban los dos compartiendo cigarrillos, entre besos y tabaco.
Parecía una relación destructiva, pero ellos no habían estado mejor en mucho tiempo. Se complementaban porque la sensibilidad de él había sido atacada tanto como la de ella. Y aunque estaban algo apagados en el interior, se tenían entre ellos para sobrevivir a esa vida que les había quitado parte de la felicidad. 
Se pensaba que estaban tan mal ambos, que aquello podía acabar bien.
Y no fue así.
Lo destructivo se convirtió en suicida. Haciendo que ella se quedara sola, aun más rota de lo que alguna vez había estado. Sin él y sin futuro aparente.

2 comentarios:

  1. Tu entrada es tan real, hay muchas parejas con ese tipo de "ella" y "él" que lamentablemente la "ella", termina totalmente quebrada.

    ResponderEliminar
  2. Son de esas parejas que ves por la calle y te quedas las quedas mirando, pensando son amores que matan

    besos
    desde
    lejos
    de
    pArís

    ResponderEliminar