domingo, julio 29

Ten thousand ways to lose

No me puedo concentrar. No es momento para dudar.
Mis inseguridades no deben salir ahora. Adentro, escóndanse.
Denme un descanso de sólo un mes, luego pueden volver.
Déjenme respirar.
Que nadie se entere que dudo más sobre mí, que sobre nadie.
Y que si a veces titubeo al hablar o me aparto voluntariamente, 
no es culpa de nadie, sino de esos bichos de inseguridad.
No me dejan ir y, por algún motivo, yo tampoco a ellos.
Ahora, cuando menos los necesito, les ruego que se vayan;
aunque en el fondo sepa que van a volver. Me resigno.
Sólo un mes. Pido un mes. Un mes y es todo.

5 comentarios:

  1. Así son los bichos, insectos pesados que vuelan a tu alrededor y muchos pueden llegar a picarte y llenarte de inseguridades y paranoias. Para eso existe la fuerza de voluntad y la fuerza.
    ¡A ser valiente se ha dicho!

    ResponderEliminar
  2. No debemos ocultar nuestras inseguridades, debemos hacerles frente.
    Besitos AJ.-

    ResponderEliminar
  3. Las dudas te carcomen por dentro sin piedad.
    Es una de las peores sensaciones, pero se puede contraatacar (aunque esto depende de la valentía de uno mismo).
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. esas inseguridades son nuestras peores aliadas,hagamosle frente,es lo mejor.claro q no es facil pero se peuede...animo!
    me encantaro tus textos asi q te sigo :)
    besitos!

    ResponderEliminar